yoga

En un estudio realizado con 40 mujeres de 22 a 55 años, que practicaron yoga durante 12 semanas, se encontraron beneficios significativos en la mejora de la vida sexual de las participantes en los valores medidos antes y después del curso de yoga: deseo, excitación, lubricación, orgasmo, satisfacción y disminución del dolor.

Así también como en el estudio realizado con 65 hombres, de edades comprendidas entre 20 y 60 años que se inscribieron en un campamento de yoga y se midió el Cociente Sexual Masculino o MSQ en inglés, antes y después de las 12 semanas del curso. Se encontraron mejoras significativas en todas las funciones sexuales medidas en el MSQ: deseo, satisfacción sexual, rendimiento, confianza, sincronización de pareja, erección, control eyaculatorio y orgasmo.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *